El maestro

Hastiado, el maestro les dijo: no es el tren lo que se mueve, sino los campos; ni el ascensor sube y baja…
Y los niños, tan ya también hastiados, se alborozaron. Hasta que a la salida de clase, montándose en los campos, vieron pasar al tren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s