BELÉN

Puede que no sea verdad que aquella noche de diciembre en un pesebre hediondo naciera el niño Dios al aliento de dos padres y dos bestias: no preguntes, aparta la razón de tu lado, y dejate llevar por la magia de lo inaudito, pues esta ya tu rostro arrugado, y andas al aliento de nadie.